viernes, 24 de marzo de 2017

Torrijas de horchata

 Ingredientes:

Pan brioche o pan de picos
200 ml de horchata
200 ml de nata (35% materia grasa)
Media rama de canela
Media rama de vainilla
1 sobre de azúcar avainillado (opcional)
Piel de naranja
Aceite de girasol
1 huevo
Azúcar y canela molida
Fresas, almíbar, helado

Preparación:

Ponemos a calentar los líquidos con la canela, vainilla, azúcar y piel de naranja a fuego lento y sin que llegue a hervir. De esta manera se infusionan los sabores y se deshace el azúcar.
Apartamos del fuego, echamos en un bol hondo y reservamos.

Cortamos el pan en rebanadas gruesas, de unos 2,5 centímetros aproximadamente y les quitamos la corteza superior, las partes más duras.
Una vez los líquidos pierden temperatura, introducimos las rebanadas en el bol, esperamos unos minutos y les damos la vuelta, con cuidado para que el pan empapado no se rompa y volvemos a esperar unos minutos de ese lado de la torrija. Nos tenemos que asegurar de que el líquido llega al interior de la torrija, así que mejor que esté más empapada que menos.

Sacamos las rebanadas en un plato plano sobre papel absorbente. Batimos el huevo y con mucho cuidado rebozamos cada rebanada de pan en él.

En una sartén honda y pequeña calentamos unos dos dedos de aceite, hasta que empiecen a salir burbujitas en la superficie. De esta manera, la torrija quedará totalmente sumergida y solo habrá que tocarla una vez para darle la vuelta cuando veamos que empieza a dorarse. Escurrimos sobre papel absorbente.

Rebozamos con azúcar y canela cuando aún están calientes y emplatamos a nuestro gusto.

Notas:

Maridan muy bien las torrijas con helados de vainilla, de frutos secos, de té matcha y de leche merengada. También con coulis o un almíbar de frutos rojos.


Comerlas templadas es un placer para los sentidos. Su interior, esponjoso y húmedo, como se aprecia en la foto. 

Mi interior



No hay comentarios:

Publicar un comentario