martes, 25 de julio de 2017

Helado de coco


Ingredientes:

200 ml de leche entera
200 ml de nata para montar (35% m.g. o superior)
200 ml de preparado a base de coco y agua
100 g de azúcar
60 g de coco rallado
1 c/s de miel
Heladera

Preparación:

En un bol mezclamos todos los ingredientes y removemos en frío hasta deshacer el azúcar. Tapamos el bol y lo refrigeramos en nevera durante 2 horas aproximadamente.

El cuerpo de la heladera es muy importante que haya estado al menos 24 horas en el congelador. 
 
Montamos la heladera, la ponemos en marcha y vertemos la mezcla que teníamos en la nevera. Mantecamos durante 1 hora. Pasado este tiempo, vertemos el helado en un recipiente hermético y lo llevamos al congelador. 

Cuantas más horas repose, mejor. Yo lo probé aproximadamente al cabo de 6 horas y la textura ya era perfecta.

Notas:

Es un helado cremoso y que a pesar de no usar azúcar invertido, solo la miel, no cristaliza (como me ha pasado en otros caseros).

Podemos usar leche de coco si no encontramos el preparado que os indico, pero a mí me gusta más este porque tiene una consistencia más espesa que la leche y le va muy bien a los helados. De esta manera, suple a la materia grasa de la nata, en caso de que no encontremos nata con un porcentaje superior al 35% de m.g. (que no es fácil).

Es posiblemente el helado más fácil del mundo ya que no necesitamos ni batidora, ni fuego. Solo remover a mano y una heladera. Podemos sustituir esta, utilizando el método tradicional aunque más costoso, que consiste en ir sacando cada 2 o tres horas el helado del congelador, e ir moviendo hasta conseguir la textura adecuada (podéis ver muchos vídeos de este modo en internet).


Aquí falta la nata





jueves, 13 de julio de 2017

Pastel de carne

Ingredientes:

300 g de pechuga de pollo picada
3 huevos L
3 rodajas de pechuga de pavo cocida
Un puñadito de cacahuetes
200 g de bacon en lonchas
Un puñadito de pan rallado
Un puñadito de queso parmesano rallado
Sal, pimienta molida, nuez moscada, ajo en polvo
Mantequilla o aceite


Preparación:

En un bol marinamos la carne con las especias e incorporamos los huevos, el pavo a taquitos y los cacahuetes. Damos vueltas y reservamos.


En un molde rectangular apto para el horno, engrasamos la base y las paredes con un poco de aceite o mantequilla fundida. Colocamos transversalmente las lonchas de bacon paralelas y un poco solapadas, de manera que cubran también parte de la pared del molde. Vertemos el relleno e igualamos el contenido. Cerramos con las lonchas de bacon y añadimos si queremos unos trozos más de bacon si no se juntan los extremos, aunque tampoco es necesario.
Tapamos la parte superior del molde con papel de aluminio.

Horneamos en la posición 3 del horno, a unos 185º de temperatura y con calor arriba y abajo. Yo lo destapé en los últimos cinco minutos para comprobar con una brocheta que el interior estaba hecho.

Si queréis acelerar el proceso de enfriado, meted el molde en otro más grande, poniendo agua con hielos, como si hiciéramos un baño maría pero en frío.
Secad bien la base al sacarlo del agua y el pastel se desmoldará solo sobre una bandeja al darle la vuelta.

Notas:

Esta es una versión de otro pastel de carne que publiqué por aquí hace un tiempo. La principal diferencia es la textura del bocado, aquí la carne al ser picada queda como más compacta. En la versión original, la pechuga la corté a cuchillo y, por tanto, se notan más los trocitos de carne al filetear. Os dejo el enlace para que hagáis la que más os apetezca, ambas opciones están riquísimas.

Es un pastel que gana con las horas, incluso mejor de un día para otro ya que queda como un fiambre y muy fácil de lonchear tras unas horas de nevera. Tan solo unos segundos al microondas le darán la temperatura adecuada para degustar este versátil pastel.


Música: Tal vez te acuerdes de mí, de Andrés Suárez





sábado, 1 de julio de 2017

Coca de sobrasada

Ingredientes:

Masa de cerveza (os dejo el enlace)
2 cebollas
1 berenjena
Sobrasada
Pasas
Aceitunas negras

Preparación:

Hacemos la masa de cerveza tal y como os indico en el enlace. No hace falta dejarla reposar.
La cebolla la cortamos en gajos finos y la freímos a fuego muy lento en aceite de oliva y tapada, hasta ese punto en el que empieza a dorarse y crujir. Reservamos.
Asamos la berenjena y la cortamos en tiras. La mía era de conserva casera y se rompía al sacarla del bote, así que las tiras no se ven.

Repartimos la cebolla y berenjena por toda la superficie de la masa, una vez estirada sobre papel de horno. Echamos unas pasas y aceitunas negras. 
La horneamos a 200º en la posición más baja, con calor arriba y abajo, durante 20 minutos. Al cabo de ese tiempo, veremos que ya va cogiendo color. La sacamos y ponemos rodajas no muy gruesas de sobrasada, tantas como queramos. Volvemos a meter en el horno durante otros 10 minutos aproximadamente, a 180º y en la misma posición.

Al sacarla del horno la dejamos enfriar sobre la encimera o una rejilla. Templada o fría es un placer degustarla.