sábado, 10 de junio de 2017

Rollitos primavera

Ingredientes para 10 unidades aproximadamente:

250 g de ensalada china
70 g de pasta oriental (fideos) sabor pollo
400 g de pechuga de pollo
1 diente de ajo
3 hojas de col o repollo
1 c/s de soja
1 c/p de azúcar
1 c/c de sal
Una pizca de pimienta molida
1 paquete de pasta filo
Aceite de girasol
1 huevo
Papas chinas para freír

Para la salsa agridulce de cacahuetes:
100 ml de vinagre de arroz
60 g de azúcar
70 ml de agua
1 c/c de sal
30 g de cacahuetes fritos

Preparación:

Hervimos la pasta según indicaciones del fabricante. Reservamos.
Troceamos la pechuga en tiras y estas a su vez en pequeños trocitos, a cuchillo, como si la picáramos. Salpimentamos.
Cortamos el diente de ajo en brunoise, quitando previamente el germen y lo sofreímos unos segundos en aceite de girasol. Vertemos el pollo rápidamente para evitar que se queme el ajo y lo sofreímos hasta que esté bien doradito.
En un colador, escurrimos el líquido donde viene la ensalada china y la añadimos al pollo, junto a los fideos y la col cortada en tiras finas. Añadimos la soja, la sal, la pimienta molida y el azúcar. Damos vueltas y probamos el punto de sal.
Reservamos y dejamos atemperar el relleno. Mientras, preparamos la salsa. En una sartén ponemos a calentar a fuego fuerte todos los ingredientes -removiendo hasta que todo se disuelva en el líquido- salvo los cacahuetes. Veremos cómo burbujea y dejamos que reduzca a la mitad. Machacamos los cacahuetes con ayuda de un rodillo por ejemplo. No los dejamos en polvo porque queremos que se vean y se noten en la salsa. Añadimos a la salsa, removemos y retiramos del fuego para que se enfríe.

Colocamos una lámina de filo en forma de rombo. Disponemos tres cucharadas del relleno y empezamos a enrollar hasta la mitad aproximadamente. En ese punto, doblamos las esquinas hacia adentro y seguimos enrollando hasta cuando ya solo quede la última esquina. Batimos el huevo y pincelamos esa punta. Llevamos el rollito hasta el final. El huevo hará que quede bien cerrado.
Disponemos los rollitos separados entre ellos en una fuente, con la punta a la que le hemos puesto huevo batido hacia arriba. Esto lo hacemos así porque siempre se puede salir un poco de huevo y adherirse al plato, rompiéndose al levantarlos.
Los freímos en abundante aceite de girasol. De esta manera, solo les daremos la vuelta una vez. Los sacamos en papel absorbente cuando estén bien dorados por ambos lados.

Notas:

Todos los ingredientes, especialmente los de cocina asiática -excepto las papas chinas- los encontré en Mercadona. En lugar del bote preparado de ensalada china podéis hacerla con zanahorias, brotes de soja, setas y maíz o mazorquitas de maíz.
Acabados de hacer están deliciosos. Al día siguiente, a pesar de que la masa ha perdido el crujiente, siguen estando muy buenos también.

La salsa era la primera vez que la hacía y me quedó como una melaza, por eso he reducido aquí arriba en los ingredientes la cantidad de azúcar. Se trata de ir probando y ajustando la cantidad de líquidos y azúcar hasta dar con la textura de nuestro gusto.

Música: Mi primer día, de Los Aslándticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario